miércoles, 3 de febrero de 2016

Rocas: Septaria

La Septaria es una roca sedimentaria que debe su nombre a su aspecto característico, dividida en septos (paredes, tabiques). Los anglosajones denominan esta concreción "piedra escarabajo"o "piedra tortuga" por su forma redondeada, semejante al caparazón de una tortuga o al duro esqueleto del coleóptero, con la superficie arrugada.

Septaria

Se presenta como una concreción de dimensiones variables, en ocasiones considerables (de 8 cm a 1 metro) de forma más o menos esferoidal. Por fuera parece un canto rodado, pero por dentro presenta bloques poliédricos irregulares formados a consecuencia de una serie de fisuras radiales.

Septaria

Estas fracturas se ensanchan de forma característica hacia el centro, cruzándose con otra serie de fisuras concéntricas respecto a los bordes. Las fisuras están total o parcialmente llenas de minerales microcristalinos (generalmente calcita) que cementan juntos en distintos bloques.

Septaria

La septaria está constituida principalmente de calcita (carbonato de calcio), por arcillas (filosilicatos de aluminio y sodio) y por óxidos e hidróxidos de hierro y de aluminio. El proceso de su formación parte de un gel preexistente de óxidos e hidróxidos de aluminio que se endurece exteriormente, mientras que la masa coloidal que se encuentra en su interior se deshidrata, provocando una contracción de toda la masa, que, por consiguiente, se parte formando las venas características. Posteriormente, estas últimas se llenan de soluciones ricas en carbonatos, que cristalizan cementándolo todo. 

Septaria

La septaria no tiene aplicaciones particulares aunque si para los coleccionistas. Suele pulirse en algunos casos para la fabricación de objetos decorativos aprovechando los motivos de su superficie.

Clasificación: sedimentaria
Color predominante: de gris a rojizo
Grano: fino
Ambiente sedimentario: depósitos químicos, clásticos
Clase sedimentaria: pelita
Modo de yacimiento: depósitos superficiales
Estructura: granular
Génesis: química

El Mundo de los Minerales. Ed. Orbis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario