jueves, 9 de marzo de 2017

El vuelo de los vencejos azules, Celso Peyroux

Los últimos druidas
El vuelo de los
vencejos azules
Celso Peyroux


Están llegando los vencejos con sus vuelos azules y con ellos el colorido de la primavera y la sangre alterada al igual que la savia que asciende por el tronco de los árboles. Teverga se prepara para un gran fin de semana lleno de actividades con el espíritu de sacudirse el invierno y entrar con buen pie en el milagro del que habla el poeta.  Solo faltará la nieve que no quiso acudir a la cita con su romería en las cumbres y la plasticidad que ofrecen el verde y el blanco. A pesar de todo, esperemos que sea un año de bienes que tanto necesitan las gentes del lugar para dejar a un lado las amargas manzanas de la vida y recuperar la alegría perdida desde aquel día negro en el que se cerraron las minas: desfiles, máscaras, animación musical, dos jornadas para la buena mesa, memoria minera  en La Aragona, la Prehistoria en clave de género para darle a la mujer lo que le pertenece y un itinerario por el patrimonio. Es decir, una parte de nuestra identidad porque los organizadores han pasado de largo por el Centro Literario de la Colegiata. La visita queda incompleta. ¡Qué falta de sensibilidad cultural!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada