jueves, 25 de noviembre de 2021

Exposición de GRUCOMI en Luanco, Mina de Llumeres

La XXIII Exposición de Coleccionismo Minero "Santa Bárbara" de GRUCOMI, abrirá sus puertas el jueves 2 de diciembre de este año, en el Museo Marítimo de Asturias, en la capital de Gozón, Luanco.
Se podrá visitar hasta el domingo 19 de ese mismo mes.

cartel, exposición, coleccionismo, minero, GRUCOMI, Llumeres, Luanco

El sábado 4, día de Santa Bárbara, presentaremos un matasellos que Correos pondrá en circulación, dedicado a la Mina de Llumeres. 

invitación, matasellos, Llumeres, Luanco

Mina, Llumeres, Luanco, Gozón, transporte

En este matasellos, con la línea de costa de Llumeres, destacamos el castillete de las instalaciones y la salida del mineral de hierro en barco, tren y cable aéreo.
Durante la exposición se podrán adquirir sobres y tarjetas con un sello personalizado emitido para la ocasión, dedicados a este evento.

mina, Llumeres, sobre, sello, filatelia

postal, tarjeta, máxima, matasellos, sello, mina, Llumeres

Expositores:
  • Lucía Fandos: Hombres y Mujeres de Hierro, fotos de trabajadores de la Mina Llumeres
  • Ángel García Díaz: Castilletes y monumentos mineros (fotografía)
  • José Juan Iglesias Pintado: Una mina de dinero (numismática) y Las Joyas del Primer Reino: Los minerales (filatelia)
  • José Manuel López Alonso: Colecciones mineras (calendarios, marcapáginas, acciones, lotería, etc.) y Saciemos la sed (y el hambre)
  • Familia Bravo Sánchez: Santa Bárbara en Asturias.
  • Grucomi: Matasellos, tarjetas, carteles

La mina de Llumeres (parroquia de Bañugues, Gozón), con sus instalaciones emplazadas frente al mar, en un entorno natural de singular belleza, próximas al Cabo Peñas, fue la más importante explotación de mineral de hierro de Asturias, de la que se obtuvo más del 40% del total extraído en nuestra región. Su historia y actividad estará vinculada a la aparición, auge y declive de la siderurgia en Asturias a través de las dos Sociedades que ostentaron su titularidad en La Felguera (Duro y Compañía: 1861-1900 y Duro Felguera: 1900-1967). 

mina, Llumeres, Luanco, Gozón
Instalaciones de la Mina de Llumeres en 1959. Paisajes Españoles S.A.
Foto propiedad de Lucía Fandos

Sus inicios se remontan a la época romana, siendo su mineral extraído directamente del acantilado sobre la playa para ser utilizado por los antiguos pobladores del castro de la Campa Torres (Gijón). 

En 1859, el yacimiento volverá a ser explotado, de manera rudimentaria, a través de una galería excavada en la base del acantilado de la playa de Llumeres por la Compañía Minera de Gozón quien, ante el escaso rendimiento económico y las dificultades técnicas encontradas, vende dos años después la propiedad a Duro y Cía., sociedad que ampliará las concesiones, explotando el gran depósito de óxidos de hierro que forma el subsuelo de las parroquias gozoniegas de Bañugues, Heres y Verdicio.

Si bien en su inicio las instalaciones estaban limitadas a la ensenada de Llumeres de donde se extraía el mineral a través de pisos de montaña con bocaminas a distintas alturas sobre el acantilado, con los años se amplían a Rucao y al Monte Merín, construyéndose tras la Guerra Civil dos pozos verticales: en Llumeres (con 7 plantas que profundizaban hasta 428 m bajo el brocal) y en la parroquia de Verdicio, llamado pozo Simancas (2 plantas, hasta 72 m). 

mina, Llumeres, Gozón, Luanco
Instalaciones de la Mina de Llumeres. Fotolena 1943

En sus 108 años de vida (1859-1967), se extraerían de sus galerías más de 3,5 millones de toneladas de mineral que serían consumidas (salvo medio millón exportado a Alemania e Inglaterra) en los altos hornos de La Felguera.

A lo largo de su centenaria historia, la actividad daría trabajo a más de dos mil personas, en su mayoría gozoniegos procedentes de las parroquias limítrofes a las instalaciones mineras, hombres y mujeres a quien la mina dio estabilidad laboral y cierta prosperidad pero, a cambio, cobró a muchos el duro tributo de sus vidas tiñendo de luto la gran “familia minera” gozoniega; ejemplo de tal siniestralidad son los treinta trabajadores muertos en accidente en los últimos cincuenta años de actividad, tragedias a las que hay que añadir otros siniestros que causaron lesiones graves dejando mineros ciegos, mutilados o paralíticos, sin olvidar la silenciosa silicosis, enfermedad  pulmonar que afectó a decenas de trabajadores.

En 1967 cesa la actividad de las minas de Llumeres al agotarse el mineral de la capa cuarta, la de mayor calidad y riqueza en hierro. Por su valor histórico, industrial y arqueológico, la Consejería de Cultura del Principado la incluye, en 2009, en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias con la categoría de «Conjunto Histórico».

Texto y fotos aportadas por Lucía Fandos Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario